Calor Oceánico

Actualmente existe un incremento en la frecuencia de ondas de calor en los océanos, lo que ha ocasionado diversos efectos negativos en los ecosistemas marinos del Caribe.

 

Las ondas de calor pueden afectar de diferentes maneras a los ecosistemas, especialmente a los ecosistemas más sensibles a los cambios en la temperatura, como es el caso de los arrecifes coralinos, poniendo en grave peligro a la biodiversidad, la belleza y la gran cantidad de servicios ecosistémicos que los arrecifes coralinos ofrecen.

 

Estas ondas de calor oceánico suceden debido al incremento de la temperatura del mar. Se caracterizan por ser periodos en los cuales la temperatura del mar supera los valores “usuales” observados en cierto periodo de tiempo, por lo que son considerados eventos de calor extremo. 

Arrecife afectado por calor oceánico

Paisaje arrecifal del Caribe mexicano. Fuente: Mario Chow.

El estrés por calor es uno de los principales causantes del blanqueamiento de coral. Este fenómeno ocurre cuando los corales pierden al simbionte que lo provee de gran parte de su energía.

 

El blanqueamiento puede ocasionar mortalidad masiva y mayor vulnerabilidad frente a enfermedades, dejando a los principales constructores de este ecosistema en una situación de elevado riesgo.

corales afectados por enfermedades de blanqueamiento

Izquierda, coral cerebro afectado por la enfermedad de pérdida de tejido coralino. Fuente: Israel Muñiz Castillo. Derecha, paisaje coralino dominado por el coral Agaricia teunifolia con blanqueamiento severo. Fuente: Andrea Rivera-Sosa.

En los últimos años, estos eventos de blanqueamiento han sido cada vez más frecuentes debido a la constante exposición a ondas de calor extremo en los océanos.

 

En el caso de los arrecifes coralinos del Caribe se han presentado diversos eventos de estrés por calor extremo desde 1985, entre los que se destacan los años de 1998, 2005, 2010-2011 y 2014-2017. Durante estos eventos más del 30% de los arrecifes coralinos de la región presentaron un riesgo al blanqueamiento, debido a que estos arrecifes se vieron expuestos a un estrés por calor muy elevado.

 

Cabe destacar que en el Caribe existe una tendencia del incremento a la exposición al estrés por calor, siendo esta situación cada vez más frecuente, especialmente a partir del año 2003. Esto puede también estar ocasionando efectos negativos crónicos en los corales y otros organismos marinos de la región, provocando que estos disminuyan su capacidad de reproducción y de crecimiento.

Gráfico de acumulación de calor oceánico

Porcentaje del área de arrecifes coralinos del Caribe con riesgo a blanqueamiento y a mortalidad en función de la exposición al estrés por calor. Fuente: I., Muñiz Castillo, A. I., Rivera-Sosa, A., Chollett, I., Eakin, C. M., Andrade-Gómez, L., McField, M., & Arias-González, J. E. (2019). Three decades of heat stress exposure in Caribbean coral reefs: a new regional delineation to enhance conservation. Scientific Reports. http://doi.org/10.1038/s41598-019-47307-0

Además de este constante impacto crónico, en los últimos dos años se ha estado observando una elevada exposición al calor oceánico en los arrecifes coralinos, especialmente en algunas regiones como el Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM), en el cual se observó un elevado estrés por calor durante los años de 2019 y 2020.

Gráfica estrés por calor

Exposición al estrés por calor acumulado utilizando el indicador de grados de semanas calientes (DHW, por sus siglas en inglés). Fuente: elaboración Israel Muñiz Castillo.

Métodos de detección

 

Existen diversas herramientas tecnológicas que nos permiten identificar estos eventos de calor oceánico, ya sea a partir de satélites que ofrecen imágenes de la superficie de la tierra y de diferentes aspectos físicos, tales como la temperatura superficial del mar que es un indicador fundamental de estos eventos. No obstante, también existen algunas herramientas como dispositivos o termómetros que pueden ser situados en los ecosistemas marinos a diferentes profundidades y conocer así la variación de la temperatura con mayor precisión.

 

La forma más evidente de reducir estos impactos ocasionados por las ondas de calor extremo es atacar el cambio climático antropogénico, promoviendo mejores conductas de consumo y planes de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Además, es de gran relevancia tener herramientas que nos permitan predecir estos fenómenos y su potencial impacto en los ecosistemas marinos, por lo que la creación de sistemas de alerta temprana regionales o globales pueden ayudar en gran manera a establecer planes de monitoreo, conservación y rehabilitación.

CORESCAM participa en los siguientes objetivos de desarrollo sostenible: